Meet me where your mind won't kiss me-

" - Bad art is more tragically beautiful than good art 'cause it documents human failure."

miércoles, 16 de diciembre de 2015

WOs

Somos hermanas, incluso cuando actualmente decirlo suena a cliché es la única palabra para describir esta amistad de tantos años, idas y vueltas. Y como hermanas somos risa, de la natural y espontánea que llena el alma. Somos la risa de dolor de panza y mejillas que no puede ni quiere detenerse. Así como la nerviosa, la estúpida y sin sentido de las tres de la mañana. También somos ese llanto de herida profunda que aparece cuando nos sacamos las palabras que no queremos pronunciar ni siquiera frente al espejo, el abrazo posterior y el dorso de la mano secando esas lágrimas. Como hermanas estallamos porque a pesar de que los últimos ocho años nos criamos juntas, tenemos mil diferencias que (para bien o para mal) a veces se hacen notar y nos hacen alzar la voz y muchas veces llevan al enojo. Tuvimos, tenemos y tendremos mil desencuentros que sirven para reencontrarnos y volver con más energía que nunca, para terminar rememorando todas esas historias bizarras que parecen volverse cada más vez entretenidas con el tiempo y a la vez crear nuevas anécdotas. Son propias de nuestra unión las sonrisas cómplices y divertidas que aparecen en nuestro rostro cuando a través de la pantalla nos buscamos para contarnos los chismes o las giladas de nuestro día a día así como los halagos levantaautoestimas que casi nunca funcionan.
Y nos quiero así, a las tres, abriendo una coca para compartir las cosas buenas y lindas o para tener esas charlas tan profundas de licenciadas y un milkshake de punto límite o submarinos de cualquier otro café para ponernos al día o para discutir cuando es necesario. Ojalá el tiempo nos siga probando año tras año que este lazo al final es inquebrantable, porque no hay nada que quisiera más que seguir creciendo juntas, con Damon siempre a nuestro lado
Las quiero con el alma, hermanas.

1 comentario:

  1. Casualmente necesitaba escribirles, no necesariamente en respuesta, sino por un deseo propio de hacerlo porque hace mucho me hace falta. El tiempo puede transcurrir irrevocablemente pero aún, y siento/ojala que para siempre, son mi refugio en el mundo, mi cable a tierra. A riesgo de sonar como Samantha Jones, muchas personas y circunstancias pueden pasar e incorporarse en nuestra vida, pero ustedes son mis hermanas, el encantador segundo hogar, las que tienen el increíble don de transformar lo trágico en cómico, abrigar mis temores con tranquilidad y darme el lugar que necesitaba y no encontraba en ningún otro lado. Era una pieza que no encastraba en ningún rompecabezas, para ser más exacta (?) Hasta que las conocí y pude sentir que había encontrado un momento, un lugar, un lazo en el cual quise quedarme toda la vida. Como bien decís crecimos juntas, me ayudaron a descubrirme, superarme, a "reírme más", estoy convencida de que bastante de la "mujer" que soy hoy nació de nuestro vinculo de hermanas. Son ese amado lugar donde siempre quiero volver, ya sea para compartir mis tristezas, alegrías o estados "meh". Son un antes y un después. Las amo inmensamente.

    ResponderEliminar