Meet me where your mind won't kiss me-

" - Bad art is more tragically beautiful than good art 'cause it documents human failure."

domingo, 4 de noviembre de 2012

Cosas de la vida, del día, de la semana, del mes.

Yo ya no espero nada más de nadie
(pero no me metan más)

Pero hay cosas que van a seguir igual, porque yo siempre voy a estar ahí, pero desde hoy me callo todo lo que yo considere que no aporta nada, si total es siempre la misma. Además, no soy quien para opinar. No se todavía si existe algo que esté bien o mal, eso recae en cada uno. En mi caso está mal, es insano, es triste y es egoísta. Pero eso ¿Qué importa? Si total es su vida. Que hagan o dejen de hacer lo que quieran. Pensamos diferente y eso es algo que no se va a poder cambiar, pero ya no importa, porque es gente que quiero tanto que total, mientras sean felices, está todo bien.

¿Seré yo la que se equivoca? ¿Serán verdaderamente ellos? ¿Será que en uno de los casos, cuando yo lo pasé, era suficientemente fría como para ni siquiera sentirme mal por eso? ¿Seré yo entonces la que siente menos? ¿Está mal eso? ¿O será que siento más y por eso lo hago? No lo se. Y tampoco le encuentro una respuesta, después de escribirlo, a todas esas preguntas. Así que ya está, ya fue. Ya no importa, porque es gente que quiero tanto que total, mientras sean felices, está todo bien.

Hago esto a modo de descarga, no sé si se entiende o no, y es otra de las cosas que tampoco me importa. Hoy nada importa, mañana tampoco y quizás pasado sean solo las lágrimas, el hombro que me toca dar y mi oído. Pero ya no importa, porque es gente que quiero tanto que total, mientras vuelvan a ser felices, está todo bien.


Y como me dijo un pelotudo (y no, no va con cariño ni nada. Realmente lo considero un pelotudo, pero entre todas sus forradas, tiene algo de razón) "para mí son todos pelotudos, está en ellos demostrar que no lo son eventualmente, supongo"












Y sí, yo también soy una pelotuda. ¡Vivan todos!




Basta de hacerse mala sangre por lo que le pasa a los demás, basta de transformar un grano de arena en una montaña.